Firmar o no firmar

 

Veo en una página de changepuntoorg que se están recogiendo firmas pidiendo prisión permanente para La Manada, y no voy a firmar esa petición.
Me parece indignante e injusto que sólo se haya dado alas y credibilidad a la versión de la joven que los acusa.
Es cierto que un dechado de delicadeza no serán, pero ese clamor popular pidiendo lo que bajo el argumento de “justicia” es, a mi criterio, tan sólo venganza, me parece bastante terrorífico.
Me recuerda esa vieja locución “populacho enardecido”.
El populacho enardecido es capaz de cualquier cosa.
Si mañana llevaran a esos chicos a una plaza pública y los quemasen en la hoguera como en tiempos de la Inquisición no faltarían espectadores que, una vez terminada la función, se fuesen de fiesta y a ponerse de alcohol hasta las cejas.
Siento asco.